Magia y OcultismoLo más recienteLo más destacadoLo más popularMapa de la sección

Los Auxiliares del Señor Universal, o la Red de Maat


Permalink: http://www.ekiria.org/content/los-auxiliares-del-senor-universal-o-la-red-de-maat

Etiquetas del documento: 1. Corriente / Sistema » Magia Egipcia, 2. Tipo de contenido » Teoría » Reflexión, 3. Dificultad » Alta Magia


LOS AUXILIARES DEL SEÑOR UNIVERSAL O LA RED DE MAAT

basado en:

"Iniciación y pensamiento simbólico en el Egipto Faraónico"  de María Dolores F.-Fígares

"Maat L´Égypte pharaonique et l´idée de justice sociale" de JanAssmann


Como hemos visto, los egipcios distinguían entre los poderes del creador y el mismo creador. Estos poderes son dos: poder vital (Shu) y poderes estructurantes, organizadores de complejidad (Maat). Son estos últimos los que permiten la existencia del orden en el universo, haciéndolo habitable y permitiendo el desarrollo de la vida.

Los poderes específicos del dios creador, el equilibrio universal, la omnisciencia, el entendimiento, el verbo... - conceptos bastante abstractos -, fueron pronto expresados a través de “personificaciones conceptuales”. Pero, dada su realidad abstracta, salvo algunas excepciones, no han tenido más que una escasa audiencia entre los fieles.

Estos dioses-conceptos, facultades propias del demiurgo, se encuentran todos en la sede del gobierno del mundo, simbolizado por la “barca de los millones de años”, que atraviesa sin tregua el horizonte nocturno y diurno de la existencia. Conforman la tripulación sagrada que asegura la circulación de la vida en la armonía, mientras que el demiurgo, tomando la forma pasiva, queda inmóvil en su habitáculo, acompañado por Maat.

El conjunto del equipo está coordinado por el dios Thot, visir de Ra-Atum, servidor de la red de Maat: Hu, la palabra, verbo creador o energía, Sia, el pensamiento, la inteligencia previsora o la imaginación; Ir, la mirada, y Sedjem, el oído, sin olvidar a Heka, la magia. En ciertos momentos de la historia religiosa de Egipto, Thot podrá ocultarlos jugando sus papeles. En relación con Thot, Sia y Hu asumen las funciones en administración y gestión de las fuerzas del mundo; Ir y Sedjem – en su función de escriba – representan el poder de actualizar la virtualidad, pues en su inscripción las cosas adquieren consistencia y son nombradas.

El dios supremo egipcio no es un autócrata. Después de que los principios de la creación han salido de sí, delega en ellos la función de vigilar y mantener el orden inteligente que ha preestablecido.

Mientras Ra estaba en el Cielo, dijo un día: “Haced venir a Thot”, y se lo trajeron inmediatamente. La majestad de este Neter dice a Thot:

Queda en el cielo en mi lugar, mientras que yo ilumino a los Bienaventurados en las regiones inferiores... tú estas en mi lugar, mi reemplazante, y se te nombrará así: Thot, el reemplazante de Ra.

Así Thot resulta secretario del Tribunal divino que preside el dios supremo. Como secretario de Ra y de su Eneada permanece cerca del Señor universal, para mostrarle todo lo que sucede, en tanto su asesor, su visir.

Thot no es un demiurgo, es un principio intermediario, el instrumento conector entre los mundos celeste y terrestre. Investido por Ra, es también la lengua de Ptah, conoce la “partición” de las leyes cósmicas y de la ciudad y su misión es actualizar y mantener el mundo en estado de movimiento, de armonía y de orden. Esta armonía y este orden se identifican con su paredra misma, la diosa Maat, hija de Ra.

De acuerdo con el carácter de su investidura, Thot, principio intermediario, establece las analogías entre lo alto y lo bajo, haciendo de Egipto el “espejo del cielo”. Por esta razón él es también el creador de la civilización: ciudades, templos, calendario litúrgico, ritos, sacerdotes, la escritura, los escribas y la administración le deben su existencia. El dios Thot instaura la dimensión que permite al hombre complementarse con la afirmación de su vocación específica: la de homo religiosus.

Thot es la personificación por excelencia del concepto de tercero incluido en lo existente, como el demiurgo Ra lo es de lo real (existente y no existente).

En el curso del combate entre los dos hermanos, Horus y Seth, se ve a Thot interponerse entre los adversarios. Se lo llama entonces “el dos veces grande, el que separa a los dos compañeros”. Es, por tanto, el que juzga y reparte las cosas, las separa y las une a la vez. Es la entidad que señala las relaciones entre las fuerzas opuestas. El que hace reinar a Maat, la justicia y la armonía.

Asociado a esta diosa Maat, Thot asegura mediante los ritos y la magia, el orden del mundo.
Maat vigila que el equilibrio preestablecido por el demiurgo no sea puesto en peligro.

Es ante todo garante del orden universal y de la tranquilizadora regularidad de los fenómenos cósmicos.

Todas las reglas en rigor, sean de orden político, del dominio de las relaciones sociales o de la ética, son puestas bajo su responsabilidad.

Cercana al rey, y sucesora de Ra en la tierra, Maat simboliza el estado ideal de las cosas que el soberano se esforzará por alcanzar y mantener. Los más altos dignatarios – principalmente el visir, cabeza del poder ejecutivo – serán simbólicamente sacerdotes de Maat. En el plan personal, ofrece a cada uno el ideal que le conviene adoptar. Toda acción que atente contra estas ideas o constituye una revolución contra el introduce el desorden, el Noun, que preludia las desgracias. Maat es “el estado perfecto hacia el que debemos tender y que está en armonía con las intenciones del creador”.

Es la dirección que da sentido, la sustancia sobre la que vive el mundo entero el pedestal del trono real, el horizonte de emergencia de la creación y también el alimento de vivos y muertos; en otras palabras, la ofrenda por excelencia, síntesis de todo lo que existe.

Es la idealización de la existencia. Por ella se establece el dialogo vivo e ininterrumpido entre dios y los hombres. Los sacerdotes hacen subir a Maat al Cielo como el visir la hace reinar sobre la tierra. Después de su muerte, los hombres la encuentran respondiendo de sus actos ante el tribunal del más allá.

 

 


 

 

Djwsr_Necromante:


Un artículo excelente, Freyja. Gracias por presentarlo ante nuestras conciencias.

Completamente cierto. Todos los netjeru (las deidades) no son más que extensiones mediante las cuales Ma-at, el Poder del Orden, la Verdad-Justicia, se manifiesta. Y la red de Ma-at representa en Sí Misma aquellos modelos que el Orden ha impuesto sobre la infinita red que los ángulos del Caos conforman para moldear las cambiantes realidades. Es gracias a Ma-at que la creación se ha manifestado por intermedio de los Netjeru. Y es gracias a Ma-at también que todos los modelos impuestos sobre el Caos devienen nuevamente de lo manifiesto a lo inmanifiesto, del acto a la potencia y viceversa.
Es por ello también que desde los eones pasados, el Demiurgo ha sido denominado "Señor de la Verdad-Justicia", desde que estableció el Orden sobre el Caos, y la creación devino manifiesta a partir de lo intangible e inmanifiesto. Es por eso también que en los textos antiguos, se nombra a los Escribas Sagrados y a los Dioses, enunciando el calificativo: "Aquel que habla Verdad". Ser servidor de Ma-at, significa entonces el dirigir conscientemente, por medio de la Voluntad, estos poderes que permiten que los modelos estructurales de la realidad puedan ser transformados según siguen su curso evolutivo dentro del proceso del devenir de lo inmanifiesto a lo manifiesto y viceversa.

 

 

DarkAlchemist:

Dj, estoy por completo de acuerdo contigo, y agrego esto a lo que ya has expuesto:

La Verdad, en efecto, como fuerza y energía substancial, es la Luz que ilumina todas las manifestaciones de la Naturaleza y la Creación; es la Luz que sostiene los modelos ideales o arquetípicos de todo lo que existe. Es la Luz que brilla más allá de las tinieblas de las apariencias. Es la Realidad intrínseca de las manifestaciones. Es la Gloria Oculta de la Esencia.
Ahora, alineada con el aspecto de Justicia, establece la perfecta Armonía entre los opuestos y más allá de ellos, unificándolos en una tercera fuerza que esté verticalmente orientada con respecto al punto medio de la línea que forman los extremos polares. Y siendo así, es el puente mediante el cual esencia y apariencia pueden unificarse y convertirse la una en extensión de la otra. LA Facultad de percibir la Luz de la Verdad con el Ojo Omnividente que está más allá de la dualidad, permite vislumbrar la Creación como los Dioses la vislumbran, en sus prototipos originales. Y siendo así, es perfectamente cierto, que logrando ver la Verdad, que es esta Luz Substancial, la Luz de la Naturaleza, la Virtud Oculta de las cosas, se puede observar tanto con el punto de vista de los mortales como con el punto de vista de los DIoses; es como hablar dos lenguas fluidamente. Y sin salir del mundo de los mortales, podemos tener acceso a la visión que los Dioses tienen de él, y viceversa.
Pero, esa Luz de la Verdad, brilla en nuestros corazones, y debemos encontrarla en nuestro interior, reconocerla y manifestarla si deseamos proyectarla para que nos permita vislumbrarla también en el exterior.
Entonces, es por todo esto que los Alquimistas mencionan que toda manifestación es un Templo luminoso de Dios.

 

 

Djwsr_Necromante:

Saludos cofrades. Agrego a este respecto, que la Red de Ma'at podría denominarse el Arquetipo de la denominada Red de Maya, puesto que la primera se manifiesta y ejerce su influencia a través de la segunda, mas aquella que posee los modelos originales de las manifestaciones, como bien ha dicho DarkAlchemist, es la Red de Ma'at, ejerciendo su influencia sobre el Orden desde los patrones mismos que el Caos sigue en su devenir de lo Inmanifiesto a lo Manifiesto.


Califica este artículo: