Magia y OcultismoLo más recienteLo más destacadoLo más popularMapa de la sección

Meditaciones sobre la Tabla de Esmeralda


Permalink: http://www.ekiria.org/content/meditaciones-sobre-la-tabla-de-esmeralda

Etiquetas del documento: 1. Corriente / Sistema » Hermetismo » Tabla esmeralda, 2. Tipo de contenido » Teoría » Reflexión, 3. Dificultad » Alta Magia


 

“Es verdad sin mentira, cierto y muy verdadero.”

 


El Verbo en su cualidad Divina es Armonía Creadora, desconocedora en sí misma de toda falsedad, además de ser una de las funciones del Absoluto, representada en el simbólico signo Querúbico del Toro Zodiacal, la más Grande Potencia del Poder Creador, en su papel sustentador de la vida.

Este Verbo, junto a la Energía Sexual, conforman el Eje Simbólico Creador del TORO-ESCORPIÓN, cuyo jeroglífico Arcano es el TORO ALADO, cuando se trata de la fuerza en estado de Sublimación o el Toro con cuerpo de Serpiente, cuando la Fuerza se encuentra Coagulada y sumisa a poderes telúricos (El Solve et Coagula).

Se nos enseña entonces, que el adiestramiento del Verbo en el Iniciado es inseparable en sí mismo de la educación de la fuerza sexual. Su administración, sublimación y economía deviene fundamental para el despertar de las facultades Superiores del Ser.

Los primeros ejercicios destinados a educar el Verbo nos recomiendan siempre el aprender a escucharnos atentamente, todo lo que decimos y el tono que le damos son de valor incalculable en las posteriores manifestaciones en nuestra vida. Estas vibraciones melódicas, armónicas y bellas o bien impregnadas de temor, envidia, odio, celos determinarán incontestablemente el ambiente en el cual estaremos cotidianamente sumergidos como realidad de vida. En la Kabalah, es El Aleph, -Buey-11º Sendero del Árbol de la Vida, Sendero que une a Kether con Chojmah.

 

 


 


“Lo de abajo es como lo de arriba y lo de arriba es como lo de abajo, para hacer los milagros de una sola cosa.”

 


La Sagrada Ciencia de la Astrología es una disciplina fundamental para la Sincronización y posterior Reintegración de los Seres al Corazón del Supremo Hacedor de los Mundos, El Gran Arquitecto del Universo, que mora en Silencio.

Tal como Adam Kadmón, es Adam Protoplastos.

En el Micropósopus, “Tal como es arriba (cerebro) es abajo (sexo), para realizar el milagro de una sola cosa (corazón).

Las estrellas son dioses evolucionantes de sistemas solares lejanos, que juntas forman las Constelaciones Zodiacales o las 12 Grandes Jerarquías Creadoras: El Cuerpo de Adam Kadmón, el Hombre Cósmico. Los diferentes signos especifican sobre las partes del cuerpo de este ser Inimaginable pero también sobre su correspondencia en el hombre (micropósopus); célula inconsciente de este Inmenso Ser Autoconsciente que lucha por alejarse o Reintegrarse al mismo, según su grado evolutivo y el Sendero por él elegido.

Paracelso asocia a las Estrellas con el Espíritu. Los planetas, Templos Iniciáticos de nuestro sistema-Escuela Solar, muestra la parte móvil o los órganos funcionales de nuestro Logos Solar.

El Primitivo Alfabeto Zodiacal fue entregado al hombre, según relatan las Antiguas Tradiciones, por los Elohim (ángeles al servicio de Jehová) para que este, a través del Estudio y la Meditación, pudiera desentrañar el Misterio de su Origen, su presente y su Destino Final; y su Relación con el Sublime Hacedor de los Mundos.

El conocimiento del Segundo Principio Hermético, el de Correspondencia, dio nacimiento en la Antigüedad a la Sagrada Ciencia de la Astrología, tan vilipendiada hoy en día por causa de los “Mercaderes del Templo”; Ciencia que puede ser considerada como columna fundamental para el Aspirante Rosa Cruz que mediante su instrucción y aplicación práctica desgarra uno a uno los Velos de Isis y posibilita su Reintegración al Gran Arquitecto del Universo, haciendo SU VOLUNTAD aquí en la TIERRA.

Esta dualidad eterna Maniqueísta del Espíritu- Materia, es el argumento fundamental en que se estructura la Cosmovisión de los antiguos Gnósticos, y que en realidad expresa una cosa única e indivisible: Al Fuego Logoico Solar y su descenso vibratorio gradual, condensación y formación de los cuerpos sólidos.

Los Rosa Cruces estudian en profundidad a ambas polaridades de esta cosa única, como un TODO. Macrocosmos y Microcosmos. Adán Kadmón o el Gran Hombre Cósmico, inteligencia formadora de nuestro sistema Solar, Gran Arquitecto de nuestro Universo, fuente a la que ansiamos Reintegrarnos desde el preciso momento de nuestra caída y Adán Protoplastos emanación objetivada del anterior o el hombre microcósmico, idéntico a su modelo Gigante, hecho de la sustancia humus de la madre tierra.

El estudio equilibrado de estas dos polaridades, hace de la Escuela Rosa Cruz una de las mas completas del mundo manifestado, acelerando el proceso evolutivo del hombre rápidamente y llevando a este hasta la consciencia del Maestro (en el mundo de Chesed o Grado Adeptus Exemptus) del futuro Período planetario de Júpiter.

El Centro Equilibrante de esta polaridad es para los Esoteristas Rosa Cruces, el Cristo, y representa al YO REAL (Yo Superior). Es la Piedra Angular sobre el que se apoya todo el edificio de la Tradición Occidental, el EGO ARQUITECTO DEL SISTEMA SOLAR, CUYO ROSTRO VISIBLE ES EL SOL FÍSICO.

El Cristo, el Logos Solar, el Hijo o reflejo de Kether, Espíritu Redentor del Séfirah Tiphereth, radica microcósmicamente en el Átomo Simiente de nuestro Corazón y representa a nuestra Consciencia Divina que ansía retornar al Pleroma. Su nacimiento (el del Niño Divino - Horus en la Tradición de Egipto-, dentro de nosotros, una vez que decidimos seguir el Sendero) tiene lugar en medio de Pasiones Animales/Qliphoth (el establo donde nació el Redentor), propias de las moléculas del Bajo Astral del que nuestro cuerpo de Deseos esta constituido y que debemos reconstruir para albergar al Cristo: El Hombre Espíritu de la Tradición Martinista.

 

 

 

“Y como todas las cosas han sido y han procedido de uno, así todas estas cosas han nacido en esta cosa única por adaptación.”

 


Todos somos células integrantes del cuerpo del Gran Arquitecto de Universo.

“OMNIA AB UNO ET IN UNUM OMNIA”


“El Sol es su padre, la Luna su madre, el viento lo llevó en su vientre y la tierra lo alimentó; el padre de todo, el Thelema de todo el mundo, está aquí; su fuerza es completa si se convierte en tierra.”

Los cuatro Elementos: Símbolos de los elementales que participan en el Proceso Alquímico.

Los Cuatro Mundos de los Kabalistas.

División cuádruple del Hombre:

Tierra –cuerpo físico y vital-

Agua –cuerpo Astral o de deseos-

Aire –cuerpo mental-

Fuego –Triple Espíritu-

Los Trabajos en Logia que purifican y consagran, unificando los cuatro en el Uno.

Administrativos, instrucción, ritualístico y esotérico.

El Tetragrámaton estudia la composición cuádruple del Universo Manifestado y de los cuatro estados en que se encuentra la materia. Su símbolo es la Cruz de Brazos Iguales. Producto del cruce de la Fuerza Vertical Centrífuga o principio masculino y Activo de la Divinidad, el Azufre, Rajas, con la Fuerza Horizontal Centrípeta o principio femenino y Pasivo –inerte- de la Divinidad, la Sal, Tamas. De la unión de ambas Fuerzas, en el Centro, surge el Divino Hermafrodita, Mercurio, Satva, la Quintaesencia, el quinto elemento, el Shin.
El Tetragrámaton con sus cuatro letras kabalisticas IOD, HEI, VAU, HEI representan al Nombre Hebraico de la Divinidad, cuya pronunciación estaba prohibida, pues si su vocalización era la correcta, el Iniciado adquiría un control total sobre la Creación. El 4 es el número de Chesed y el del IV Arcano Mayor del Tarot “El Emperador” o Petra Cúbica.

Cuatro son los niveles de Consciencia que deberá despertar el Iniciado elevando el Azoth, desde Malkuth a Kether.

Estos elementos asociados al cuaternario (TETRAGRAMMATÓN) es el producto del cruce del Azufre y la Sal, donde el Azufre o el principio activo representa la línea vertical y el polo positivo del Agente Universal o elemento FUEGO y su polo negativo el AIRE. La Sal o el principio de inercia está representada por la línea horizontal, donde su polo positivo es el AGUA y el negativo la TIERRA. Como producto de esta unión encontramos al quinto elemento o la Quintaesencia: el Mercurios Philosophorum, el Divino Hermafrodita, el principio de Ritmo. Este quinto principio o inteligencia encarnante se encuentra crucificado en la Cruz de la Materia o el cuerpo físico; donde vivirá las experiencias necesarias para su evolución en su encarnación terrestre.
Análisis de la Luminarias:

El Sol, definido esotéricamente con el Espíritu.

El Espíritu, también llamado Atman, Yo Supremo, Mónada, es la partícula o gota del Océano de Fuego que se ha desprendido del Corazón del Logos (Gran Arquitecto del Sistema Solar) en el Primer Día de Manifestación. Su desprendimiento de la Fuente como Espíritu Virginal –llena de la Sabiduría de Dios pero inconsciente de sí misma e incapaz de ejercer la Epigénesis- siempre se realiza de manera Grupal y a esta Ola de Fuego, que comenzará su Proceso de Evolución en la materia la llamamos “Oleada de Vida”. Este Proceso gradual de incremento de la consciencia de la Mónada lleva a la misma a transitar por los diferentes reinos de infinitas alturas en varios períodos planetarios: Mineral, Vegetal, Animal, Humano, Angélico, Arcangélico, Señores de la Mente…

El Espíritu –junto a su Oleada de Vida-, una vez culminado un día de Manifestación se reintegra al Logos alimentando y expandiéndo la Consciencia del átomo simiente del Corazón de Fuego del Gran Arquitecto de nuestro Sistema. A este Magno Suceso lo llamamos “Reintegración”.

Los Símbolos del Espíritu son el Oro Alquímico, el Azufre y el Sol.

El despertar del mismo dentro de sus cuerpos densos se reflejan en la “La Gran Obra” y el Cristo es su Realización.

En nuestra Estrella se concentran los Espíritus más Evolucionados de nuestro Sistema/ Escuela Solar.

La Luna: Los Espíritus rezagados y cristalizantes de la Evolución terrestre, tendencias inferiores o animales. Yo inferior.

El Alma en ciertas corrientes Esotéricas.

El Alma –La Luna- es el cuerpo emocional del Espíritu y en ella se reflejan las pasiones, deseos y sentimientos. Mundo Acuático Astral. Yesod. Cuerpo Vital. Cuerpo de Deseos. Cuerpo Mental (todos los componentes de la personalidad humana mortal y temporal). El Ánima. Podemos ver en ella a “La Nube sobre el Santuario”. Si los sentimientos son oscuros, actuarán como nubes tormentosas que tapan al SOL (Espíritu) impidiendo toda manifestación del Yo Superior; y si son puros y altruistas “casi no habrá nubes en un día de Sol deslumbrante”, permitiendo a la Chispa Divina expresarse libremente sin interferencias del Yo Profano.

Este es el verdadero Trabajo del Alquimista: El Blanqueamiento –purificación- del Alma (ALBEDO) para llegar al Cristo, la Iluminación.

Los Símbolos del Alma son: La Plata, la Sal y la Luna.

La purificación (Albedo, la Obra en Blanco) del Alma (cuerpo astral o Eidolón) permite al Espíritu expresase en total libertad. El Cristo. La unión de AMBOS: LA CONIUNCTIO. Las Boda Químicas del Rey y la Reina.

En nuestra naturaleza, y según ciertas Ordenes Esotéricas, el Sol actúa en la esfera abstracta de la Pineal, la Luna en el pecho y Mercurio en la esfera de reproducción de la especie. A estos tres aspectos se les llama en endoterismo, cuerpo, Alma y Espíritu, que no son otra cosa que tres modalidades o polos de manifestación de la misma potencial energía.

En los estudios Herméticos Masónicos encontramos también a estas tres fuerzas, representando al Triángulo Divino o la Triple Corriente del Logos en el Hombre-Microcosmos: Sol-Iod-Azufre: Rajas o principio activo, Luna-He-Sal: Tamas o principio de inercia y Mercurio-Shin-Mercurio: Satva o principio de ritmo. Los tres componentes fundamentales para realizar el Opus Mágnum. Y según esta corriente Hermética, los tres Canales o Nadis de nuestra Columna Vertebral por donde (a través del proceso de Calcinatio) se fragua el Fuego Oculto-El líquido encéfalo raquídeo o mercurio vulgar- mediante su Sublimación en el canal o Nadi central (Sushumna) gracias al calor del centro de Generación (donde duerme la Serpiente Kundalini enroscada tres veces y medio) es convertido en el Mercurius Philosophorum o Azoth.

 

 

 

“Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo denso, suavemente, con gran industria. El asciende de la tierra al cielo y de nuevo baja a la tierra y recibe la fuerza de las cosas superiores e inferiores. De esta manera tendrás gloria del mundo y se apartará de ti toda oscuridad.

 


El trabajo Regenerador de la Alquimia (Separarás la tierra del fuego: separarás lo profano de lo Sagrado).

Describe el Trabajo Iniciático del Teúrgo:

"…Al acto de la Iniciación puede comparársela con el fuego inerte y potencial del secreto Yod Qabalista, que penetra silente y sinuoso en la oscurecida consciencia de la temporal personalidad mortal.

A medida que esta Lvx Oculta, Transmitida en el Acto Iniciático gana en Esplendor en el Interior del Recipiendario, y gracias al ascenso por los Nadis del Serpentino Triple Fuego; el Yo Superior, el Kristos Interno, el Logos Sophia, despierta a su condición Legítima y Eterna de Dueño y Señor del Ser Séptuple, encarnado en la Cruz del Calvario; y recuerda haber Caído del Pleroma y de haber sido expoliado de su Virginidad Original; convertido en una separada Gota del Océano Solar del Triuno Absoluto, peregrinando incesante en la Rota de los Días y Noches de nuestro Sistema-Escuela Solar; sólo, encontrándose ciego y aprisionado en los reinos inferiores, y sumergido en la oscuridad sub-lunar por el Demiurgo y sus Arcontes Planetarios…

Cuando este Hombre Pneumático de Espíritu errante, eterno reflejo verídico del Aurum de Fuego, Retorne a sus Antiguos Poderes Divinos y Creadores; -gracias a la Gnosis Aeterna- finalmente, la Gran Obra habrá sido consumada…”

El Ser Humano puede elevarse por este medio entonces hacia la Divinidad pasando del egoísmo salvaje, que encierra sus tendencias animales, al Altruismo Crístico, que lo convertirá con el pasar de los Eones en un Ser Angélico –en el próximo periodo planetario, el de Júpiter-, elevándose en el Árbol de la Vida desde la Esfera Sephirótica de Malkuth y su grosera terrenalidad a las Sublimes alturas de Kether, la Luz Blanca Cegadora del Perfil del Anciano de los Días. La Reintegración. Este Árbol y sus senderos actúan como mapa de ruta para el aspirante en su elevación (de Malkuth a Kether) y para comprender como la Divinidad desciende hasta el hombre (de Kether a Malkuth).

En el Opus Alchimicum, es la transmutación del Plomo en Oro (Saturno al Sol) gracias a la Piedra Filosofal (Lapis Philosophorum) pasando por sus cuatro grandes etapas fundamentales (una de ellas velada en muchos textos alquímicos):

1- Nigredo (Negro. Osiris. Saturno. El Plomo.) Dolor y sufrimiento necesario en la Purificación de las tendencias animales del Alma. Ascenso por el Sendero 32 del Árbol de la Vida (sendero que une a Malkuth con Yesod) atribuido a Saturno, al cuarto de reflexión de la Iniciación Masónica, a la letra Tau en la Qabalah y al Arcano 21 en el Tarot –El Mundo-

2- Albedo (Blanco. Isis. La Luna. Plata) Blanqueamiento y purificación del Alma. Nivel de Consciencia Yesod.

3- Citrinitas (Amarillo –correspondencia velada por los alquimistas-) Despertar del Intelecto Superior. Ruptura del Velo de Paroketh.

4- Rubedo (Rojo. Horus. El Sol. Oro. ) La Iluminación. Fusión del Ego mundano con el Yo Superior o Cristo Interno. Nivel de Consciencia Tiphereth.

 


“Es la poderosa fuerza de todas las fuerzas, pues mueve a todo lo sutil y penetra en todas las cosas sólidas.”


La Luz Astral, el Gran Agente Universal.

“De este modo se creó el mundo.”

El significado de la palabra CHAOS nos remite nuevamente a los cuatro elementos y a su Espíritu. Este CHAOS o el Caos Primordial nos instruye sobre la materia informe de la cual se produjeron todas las formas. No confundir este término con la substancia en desorden y caótica, sino a la energía todavía no coagulada.

Las iniciales de esta palabra nos esclarecen sobre los elementos fundamentales de la materia:

La C corresponde al Carbógeno. Al mismo se debe la formación estructural de todos los organismos. Fuerza de cohesión, o naturaleza magnética.

La H corresponde al Hidrógeno. Generador de calor y de poder expansivo o desintegrante sino está frenada su acción por el poder del carbógeno.

La corresponde al Azoe o Azoth, llamado Nitrógeno por la ciencia actual. Elemento productor de Luz.

La O corresponde al Oxigeno. Elemento eléctrico y transformador de todo cuanto existe con los fines de la evolución morfológica y substancial.

La S corresponde al Sulphur o Azufre. Elemento indispensable para la existencia de la vida celular.

La Cruz del Azoth es, según los Hermetistas la Deidad. Esto es así, pues se considera al “Cuaternario” o la Cruz de Brazos Iguales con los Elementos del mundo físico como YHVH o Dios Creando a la Forma. La Divinidad Creadora antes de la Forma es el TRIÁNGULO o el Poder Triuno: Azufre, Sal y Mercurio.

Como manifestara en una meditación anterior: El Azufre, lo activo, es la Fuerza Vertical que desciende animando a la inerte y pasiva y cristalizada Sal, la fuerza Horizontal. Del cruce de estos poderes creadores nace el Divino Mercurio, que se ubica en el centro de la Cruz, el principio equilibrante, Quinto Elemento o Quinario.

"De esto surgirán innumerables adaptaciones, cuyo medio está aquí.”

La Espada Flamígera. Cristalización del Fuego Sagrado. Desde Kether descendió la Serpiente hasta Malkuth.

 



Extraído de: Ariell Chris, Al Q:.M:. Raghozini.

 

 

 


 

 

 

 

COMENTARIOS

 

 

Deeperhearth:

Solo tengo una discrepancia con respecto a lo que se dice en el texto, y es la siguiente:

"Los trabajos en logia que purifican y consagran unificando los cuatro en uno"

 Ahora bien, todo ocultista sabe bien que por mas se trabaje no se puede lograr la unidad real y sintetica de los cuatro elementos o vehiculos de manifestacion al mismo tiempo durante la encarnacion. Creo que deberia corregirse esos terminos pues no expresan de forma concreta lo que se quiere decir.

 

 

DarkAlchemist:

Deeperhearth:


Considera que es un texto alquímico, aunque une conceptos de varias tradiciones en un sincretismo, como son la masónica, la rosa-cruz, la martinista, la kabbalística...y todas unidas gracias al puente que nos presta la hermética. Y para ser un texto alquímico, los términos son bastante concretos y están muy claramente explicados, a comparación de los tratados clásicos, como te darás cuenta si vas y buscas un tratado alquímico de los de tradicional reputación y lo hojeas.


Y te diré por qué tal Unión sí es posible, y es el Objetivo Magno de la Gran Obra Alquímica. Mágicamente se observa esta unidad en el Quinto Elemento o Éter que "está conformado por la unión de la esencia o parte más pura o sublimada de los otros cuatro elementos". Ahora, te diré que uno de los objetivos de la Alquimia es alcanzar la unión de todos los vehículos de conciencia. Y en qué se representa esta unión final? En el Hermafrodita o Rebis. Rebis, quiere decir "dos cosas", precisamente porque son el cuerpo astral (Lunar) unido completamente con el cuerpo etérico (Solar), que es el vehículo más sutil del Alma y corresponde al elemento Fuego. Y el puente que les permite esta unión es el cuerpo mental, precisamente. Los opuestos fuego y agua deben unirse, que es lo que representa el hexagrama. Además, en cada nivel de los Tres que conforman la Gran Obra, se da un Hieros Gamos (Matrimonio Sagrado) entre las distintas partes constitutivas del Ser. En el primer nivel, se unen los cuatro vehículos de Conciencia; en el segundo, se prepara la unión del Alma con ellos; y en el nivel final, es el Espíritu el que se une al Alma y a sus vehículos de Conciencia, logrado así la unión de los Cielos (Espíritu) y la Tierra (materia), la unión de lo de Arriba y de lo Abajo. Es así como se materializa el espíritu y se espiritualiza la materia por completo. Este cuerpo que resulta de esta unión perfecta, de este matrimonio perfecto entre el Espíritu y la Materia se llama "Corpus Glorificatum", y es el Oro de la Alquimia en el nivel físico; es el cuerpo solar glorificado; cuerpo arcoiris o cuerpo diamantino. Es el cuerpo inmortal que puede sutilizarse o densificarse a Voluntad, y así el Adepto que lo ha conseguido, puede viajar a través de los planos materiales o espirituales a voluntad, sin tener que volver a separar sus vehículos. En un texto alquímico, referente a esta unión se dice: "Cuando poseyeres el agua que brota de la tierra, el aire que brota del agua, el fuego del aire y la tierra del fuego, poseerás la plenitud y perfección de nuestro Arte". Y Paracelsus dice otra clave al mismo respecto: "(La Quintaesencia o AEther)...es el Espíritu de la Verdad...En su forma terrenal inicial, en las tinieblas originarias de Saturno, es impuro. Durante su ascenso a través de las formas acuáticas, aéreas e ígneas se purifica progresivamente. Por último en la Quintaesencia aparece como Cuerpo Clarificado. Este Espíritu es el Secreto que ha estado oculto desde el comienzo." Y aquí, Paracelsus al mencionar la palabra Spiritus, no se refiere a la Mens (el Espíritu puro, Absoluto, la Chispa de Conciencia de la Divinidad que se asienta en el Centro de toda manifestación), sino al spiritus mundi o AEther universal que se manifiesta en todos los planos de la materia, sutilizándose o densificándose, elevando o descendiendo en vibración para condensarse en las formas de vida y manifestaciones que pueblan los cuatro cuadrantes o planos de la materia. Otro dicho hermético dice: "Nuestra Materia es Una". Y se refieren precisamente a este Spiritus, con el cual puede lograrse la Perfecta Unión final.

 

 

Gamanelius:

Alma (cuerpo astral o Eidolón)

Texto muy interesante, solo queria hacer hincapie en este punto: el cuerpo astral seria lo que los antiguos conocian como alma animal, sensorial o sensitiva, el kha, mas el Alma en Si Misma no se restringe a este solo vehiculo para manifestar su conciencia. Tendriamos que ver que el cuerpo mental seria el asiento del Alma Racional (Ba), y el cuerpo eterico--que falta mencionar en el texto--seria el asiento del Alma espiritual propiamente dicha, que es la que debe despertarse para que pueda expresarse a traves de sus vehiculos inferiores ya purificados.

 

 

JadeAkasha:

Tienes mucha razón DarkAlchemist, este es un texto que engloba conceptos de varias tradiciones, es por ello que considero que es algo bastante completo, tal unión pertenencia a una unidad, para así realizar un trabajo que esta mas allá del orden humano, si este trabajo estuviera a nuestro alcance fácilmente, estoy segura que todos seriamos perfectos, pero la cosa no es tan simple, en el orden como tal, el hombre cuando nace adquiere la individualidad y se hace necesario un trabajo contranatura para recobrar ese sentido de pertenencia a la unidad, que es alcanzar tal unidad en todos los sentidos, y vías de la propia conciencia.